domingo, 25 de noviembre de 2007

Roger Deakins y la candidatura a mejor fotografía

Hace un par de semanas destácabamos en un post los excelentes trabajos este año del director de fotografía Roger Deakins en las películas "El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford", "No country for old men" e "In the valley of Elah". Y hace sólo unos días repásabamos a grandes trazos los favoritos para la nominación en esta siempre reñida categoría. Sasha Stone, en awardsdaily.com, quiere dar su particular punto de vista:

"Lo primero que voy a decir es que "El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford" es probablemente la película más bonitas que he visto en todo el año. Kris Tapley la ha seleccionado como la favorita en la categoría de fotografía y yo estoy de acuerdo con él. Roger Deakins ha filmado esta película con sus ricos colores y luces. Es impresionante de ver y es muy diferente de las fotografías de "No country for old men" (que también firma él) y "There will be blood". La fotografía es una categoría extraña, sin embargo. A veces, queda nominada una película por su calidad fotográfica, pero muchas veces es una candidatura más (casi de regalo) que le suelen otorgar a algunas de las nominadas a mejor película. También he encontrado en LA Times, un artículo que relaciona a la fotografía de Deakins en "No country for old men" con el gran Sam Peckinpah.
«La percepción que tengo es que el trabajo de Deakins en "No country for old men" se asemeja a una película de Peckinpah. Tommy Lee Jones, que juega el papel de héroe, es el mismo que el Gary Gilmore de una TV movie de 1982, que más tarde dio una despiadada, honesta y conmovedora actuación como Ty Cobb en "Cobb". "No country for old men" juega también con la actuación fría del asesino (interpretado por Javier Bardem), una fantasmal abstracción del ser humano. Bardem es el arma preferida en una pistola de aire estéril. Se reduce el existencialismo de basarse en una moneda el destino de vivir o morir en su presencia. Su mera existencia disminuye la fuerza de la vida de un hombre como Jones.
Este año se han hecho fotografías impersonales, como el universo digital de "Beowulf". Pero "No country for old men" renueva el legado de Mailer y Peckinpah, que amplió el alcance y la libertad y redefinió los aspectos positivos y negativos de los límites de caracteres masculinos en la literatura y el cine americano."