jueves, 1 de noviembre de 2007

CRÍTICA DE "ONCE"

Nota: 7 (***)

el amor en tiempos del pop-rock


He aquí un musical escrito desde el corazón. "Once" no es un musical, al menos desde el concepto que nosotros tenemos de los musicales cinematográficas, ligados a las producciones de los grandes estudios de los años 40 y sus derivados contemporáneos como "Chicago", "Moulin Rouge", "Dreamgirls" y más recientemente "Hairspray". "Once" es un musical donde se intenta homenajear a la música en sí, enrolado en una historia de amor imposible que se agita entre acordes y claves de sol.
En base a esta relación, la película tiene su grandeza pero también su debilidad en el mismo punto. Esto es: la película cuida, mima, quiere las canciones, y éstas son desde luego partes fundamentales de la película. Aquí no hay coreografías ni bailes imposibles. Aquí, en las canciones, sólo importa lo que se dice, la ternura con la que se transmite cada palabra, cada nota musical. El espectador parece vivir inmerso dentro de un concierto privado aliñado con una profunda historia de amor de dos personas perdidas en el tiempo. Y ahí está el fallo: no podemos olvidar, que "Once" es un film, y mientras la música es cuidada con gran detalle y cobra un papel trascendental, la historia queda algo desdibujada, descuidada, sumisa a las espectaculares canciones que suenan en el film.
Es por eso que mientras el papel de la música gana réditos en el total de la película, la historia de ese músico ambulante y la vendedora de flores se pierde y no consigue que la música sea el hilo conductor de esa extraña atracción física.
La película destila un aire "underground" que encaja perfectamente con el modelo de film, con una fotografía agitada pero muy lograda y unos actores protagonistas que logran llevar con gran brillantez el peso del film.
Pero lo dicho: lo mejor son esas canciones y como bien leí en una crítica de este película, este film es más para escucharlo que para verlo. El tema "Falling slowly" es una de las más hermosas que se han podido escuchar desde hace mucho en un film, y yo añadiría una que interpreta la actriz protagonista que se llama "If you want me".
Película pues destacada para ver y dejarse empapar por ese espíritu nómada y melancólico del film. Y, sobre todo, para saborear más con los oídos que con la vista un film romántico a raudales y, ante todo, muy vital.