jueves, 22 de noviembre de 2007

"The savages", éxito de crítica

"The savages", el film protagonizado por Philip Seymour Hoffman, Laura Linney y Philip Bosco está triunfando entre la crítica. En rottentomatoes.com, suma 14 críticas positiva y 1 sola negativa. Todos alaban las grandes interpretaciones de sus protagonistas, así como un guión excelente. Os dejamos la crítica de Rick Cline:

"Hoffman y Linney ofrecen dos actuaciones de gran creatividad y textura en esta historia acerca de la tensión y la incomodidad de las relaciones familiares. Es una película realmente astuta bajo su piel. Wendy Savage (Linney) trabaja en puestos de empleo de baja categoría en la ciudad de Nueva York mientras trata de encontrar productor para una obra de teatro; su hermano Jon (Hoffman) es un profesor universitario en Buffalo. Ellos han perdido completamente el contacto con su padre (Bosco), que se encuentra sin hogar en Arizona después de que su novia de muchos años muere. También sufre de demencia y la necesidad constante de atención de enfermería. Aun cuando las relaciones están tan profundamente alienadas, Wendy se compadece y vuelve al hogar. Y las tros entenderán por vez primera el sentido de familia. La idea central es increiblemente sencilla: un padre que nunca cuidó a sus hijos les obliga a encontrar la capacidad para cuidarle a él. Y el daño causado a través de los años es bastante grave. Hay cuestiones de empleo, asuntos de comunicación y, por supuesto, las cuestiones relacionales como por qué Wendy no se ha casado con su novio (Friedman), mientras que Jon no se ha casado con su novia polaca. Como escritor, el director, Jenkins examina estas graves cuestiones con humor incisivo y quebradiza interacción. Aunque estas tres personas son familiares, no se conocen en absoluto. Y ellos realmente no se quieren, pero tienen que trabajar juntos para tomar algunas decisiones muy difíciles. Todo esto está impecablemente reflejado por el cineasta, desde las puestas de sol de Arizona a Nueva York, con diminutos detalles de introspección de la dignidad humana. Estos papeles son perfectos para Hoffman y Linney, que llevan a cabo los aspectos más feos de sus personajes. Cuando Wendy suspira, "¡Somos horribles personas!", tenemos que estar de acuerdo con ella, aun cuando sabemos que están haciendo lo mejor que pueden hacer con sus miedos y obsesiones personales mientras hacen frente a sus duras verdades. Sus experiencias nos dan la esperanza de que tal vez podemos obtener a través de nuestra propia crisis, el camino a seguir. **** 1/2