lunes, 19 de noviembre de 2007

Una conducta "poco ejemplar"

Según nos cuenta Tom O´Neill en su blog, algunos votantes de la Academia se han mostrado contrarios a la decisión que toma Christopher McCandless (Emile Hirsch) en la película "Into the wild" de irse a la aventura por Alaska sin decírselo a sus padres. Según O´Neill, estos mismos votantes prestan más atención a la película cuando las cosas se ponen peor para el joven protagonista en esa andadura que decide hacer. Algo así como "tenías que haber hecho caso a tus padres...", muy típico de los conservadores.
Pero Emile Hirsch, durante una rueda de prensa celebrada en un lujoso hotel de Manhattan, defendió la decisión de su personaje, señalando que "cambiando ese detalle, se traicionaría todo lo que defendió el real Christopher McCandless" (hemos de recordar que la película se basa en un libro que a su vez se inspiró en la vida de un real Christopher McCandless, que realizó una ruta similar a la que se describe en la película). "Toda su misión era encontrar una verdad que él nunca había creído", agrega Hirsch. "Él era un hombre enojado. Tuvo una infancia muy difícil. No podía perdonar fácilmente a su familia y eso es parte de la lucha."
Preguntado sobre cuál fue la escena más difícil que tuvo que rodar, Emile Hirsch respondió que "hubo un día en que me tuve que meter desnudo en un río helado y bajarlo cuesta abajo. Yo ya había perdido entonces alrededor de 35 libras," dice Hirsch. "Yo estaba realmente flaco. Había nieve por todas partes. El agua estaba bajo cero. Cuando llegué abajo estaba completamente abrumado por el frío. En la escena, no podía estar tiritando o en una posición fetal, sino relajado y estirado. Y eso significa entregarte completamente al frío".
Emile Hirsch es uno de los actores revelación de este año y tiene muchas posibilidades de estar nominado a mejor actor. Sin duda alguna, por todas las experiencias que cuenta del rodaje, se lo merecería.