viernes, 9 de noviembre de 2007

Keri Russell [Completando Quiniela (V)]

No la hemos mencionado en nuestro blog, su nombre poco, muy poco nos dice, ni la recogemos en nuestro termómetro... pero estos días atrás va ganando posiciones en la dura carrera de este año. Ojo, no hablamos por hablar, es una de las actrices que daran mucho de hablar... ella: Keri Russell.

Nacida en Fountain Valley, California, el 23 de Marzo de 1976, cualquiera diría que son ya 31 años los que tiene bajo su rostro angelical. Hija de David y Stephanie; trabajó desde muy temprana edad para la televisión, concretamente, en la cantera de "artistas" Disney Channel, haciendo su debut en la gran pantalla con esa obra ya clásica de las tardes de los domingos de TVE como es Cariño, he agrandado al niño (1992), de R. Kleiser, donde hacía de niñera y el amor platónico del hijo de la familia Szalinski (síi, lo reconozco he visto la peli, jo). Los años 90 los dedicó casi por entero a la televisión, apareciendo en teleseries (Yo y el mundo, Matrimonio con hijos o 7 en el paraíso), telefilmes (The Babysitter's Seduction) y, en menor medida películas comerciales (Dead Man's Curve).
Felicity fue, sin duda, su salto al estrellato televisivo (y por lo que algunos en España la seguimos recordando). La serie, emitida en EE.UU. entre 1998-2002, contaba la vida y milagro de Felicity Porter, una joven californiana que, enamoradísima de su compañero de instituto Ben Convington [Scott Speedman (Mi vida sin mí, 2003, de I. Coixet)], le sigue hasta la Universidad de Nueva York, donde descubrirá la independencia, la soledad, el fracaso y el amor. Tras reconocerse sentirse cansada y encasillada por este papel, la serie terminó y nuestra actriz se decantó por el cine, colaborando en películas poco loables al típico estilo "made in USA" [Cuando éramos soldados (2002), de R. Wallace; Más allá del odio (2005), de M. Binder; Misión: Imposible III (2006), de J. J. Abrams].
El motivo por lo que le dediquemos estas líneas radica por su última cinta, La camarera (T.O. Waitress), obra póstuma (asesinada hace apenas un año) de la polifacética Adrienne Shelly, donde encarna a Jenna, una camarera, creadora de pasteles con insólitos nombres, cuyo embarazo no deseado le cambiará su perspectiva de la vida. Las película, en clave de comedia, le deportará enteros a su filmografía, pero, tal como están las cosas, es muy difícil su entrada en el top 5 a Mejor Actriz. Todo esto lo veremos.