jueves, 25 de octubre de 2007

CRÍTICA DE "SICKO"

NOTA: 7,5 (***)

esto va a doler... y mucho


Michael Moore es ese tipo de gente que prefieres en tu bando y no en el rival. Porque con sólo 120 minutos es capaz de destapar los mayores casos de corrupción, injusticia y escándalos políticos. Polémico cineasta donde los haya, Moore juega con esa baza para permitirse que su sátira sea mayor (y que le pueda ser permitido sin tener que dar explicacíones a nadie)
"Sicko" está por encima de su anterior trabajo "Fahrenheit 9/11" y casi a la misma altura que su, creo yo, gran obra maestra: "Bowling for Columbine". Y es que "Sicko" se mueve entre ellas dos. "Sicko" tiene el rigor (no siempre) de la primera y el humor ya no elegante y sofisticado de "Bowling...", sino el satírico y despiadado de "Fahrenheit 9/11" (acuérdense de cómo bomeaba con la cara de Bush cuando le anunciaban el atentado del 11-S mientras leía a los niños de una escuela un cuento)
Para que te guste "Sicko", es inevitable pasar por el aro que propone Moore. Y es que el cineasta juega con la subjetividad como única arma para hacer llegar al espectador su denuncia, algo absolutamente poco frecuente en el género documental, cuyas películas suelen limitarse a ver y que el espectador saque las conclusiones oportunas (normalmente dirigidas, eso sí). Una vez que aceptas las premisas ideológicas de Moore, uno encuentra una película muy real y con una carga de denuncia superior a sus otros dos trabajos. En la película, podemos ver casos reales de gente perjudicada por el sistema sanitario de Estados Unidos. Como bien dice el film al principio, la película no habla de los 50 millones de americanos que no pueden pagarse su atención médica en EEUU, sino de aquellos que aún pagándola, son olvidados. Y hablamos de gente que ha perdido a sus maridos y a sus hijas porque hospitales y empresas privadas de salud no se hacían cargo de una persona que no podía costearse el tratamiento o la operación. Gente que tiene que vender sus casas o trabajar incluso a los 79 años de edad para poder pagar una asistencia sanitaria. La película denuncia el objetivo claro de estas empresas que es maximizar sus beneficios, a costa de las vidas de muchos ciudadanos a los que se les priva (e incluso se les abandona) de una asistencia médica incluso en casos de emergencia.
La demagogia de Moore en el film es clara, pero él no tiene reparos en no esconderla. Le gusta, y sabe que a buena parte de sus seguidores también. Moore viaja a Canadá, Francia e incluso a Cuba para demostrar a la sociedad norteamericana del buen estado de la asistencia médica universal en el resto de países del mundo.
Moore ha tenido muchos problemas para lograr mostrar su film. Según la wikipedia, "el 2 de mayo del 2007 Moore recibió una carta de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC por sus siglas en inglés) informándole de que era objeto de una investigación civil debido a su viaje a Cuba en marzo. En la carta se le advierte a Moore que el departamento del Tesoro no tiene constancia de que Moore haya obtenido el permiso necesario que lo autorice a llevar a cabo transacciones relacionadas con viajes a Cuba, alegando que viola el embargo a Cuba.
Un duplicado de la cinta original se mantiene fuera de EEUU en caso de que las autoridades estadounidenses decidieran confiscar la película como parte de la investigación criminal contra Moore por llevar a los enfermos a Cuba para que recibieran tratamiento médico, aunque oficialmente Moore no ha dicho dónde se encuentra el otro negativo, la Fox News dice que está en Francia."
Y no es para menos, ya que la peli carga hasta contra la muy probable futura aspirante a la Casa Blanca por el partido demócrata Hillary Clinton, que tras protagonizar, cuando su marido gobernaba, una manifiesta lucha en favor de la socialización del sistema sanitario en EEUU, fue comprada para silenciarla.
Puede gustarte o no Moore. Pero lo que es aboslutamente verdad es que Moore tiene la gran capacidad de meter el dedo en la llaga ahí donde hace falta. ¿Qué es un demagógico? Lo es, y lo demuestra sobre todo en una parte del final del film. Pero eso no le exime de hacer una justa denuncia en contra de un sistema sanitario tan corrupto como antiguo. Es hora de hacer abrir los ojos a muchos. Y para eso Moore, es infalible.

Posibilidades para el Oscar: En teoría, este año sus posibilidades de ganar deberían ser más altas que cuando obtuvo el Oscar en esta categoría por "Bowling for Columbine" en 2003, ya que George Bush guarda una baja popularidad y Hollywood se está decantando por la opción demócrata para las elecciones de 2008 (además de un ramillete de films este año que cargan contra la administración Bush como "In the valley of Elah" o "The kite runner", sobre todo en su campaña en Afganistán). Además, la película, aunque guarda un claro contenido político, no deja de ser un film social, de corte similar a la oscarizada "Bowling...". Sin embargo, Moore cae mal a muchos y puede que este film, sumado a sus problemas de distribución, quede eclipsada por la imagen polémica de su director y los académicos decidan dar su voto a otro film menos comprometido y polémico.