domingo, 3 de febrero de 2008

PREMIOS GOYA 2008: Raúl Arévalo, talento y brillantez

Pocas veces hemos visto en nuestro cine un talento tan extraordinario como el de Raúl Arévalo. Este madrileño de 28 años tiene todas las garantías de convertirse en el próximo... ¿Bardem?¿Banderas?... y proyectarse como un valor futuro de nuestro cine. Y sólo acaba de empezar.
Arévalo comenzó, como la mayoría de los actores jóvenes de nuestro país, en la televisión. "Compañeros" fue el inicio en la pequeña pantalla, que más tarde se prorrogaría con alguna aparición en "Cuéntame". Una breve intervención como camarero en "Los abajos firmantes" fue su punto de partida en el cine. Su gran oportunidad llegó el año pasado gracias a la premiadísima película nóvel de otro Arévalo, Daniel Sánchez Arévalo, titulada "Azuloscurocasinegro". El 2006 lo cerró, además, con la intervención en la malograda "¿Por qué se frotan las patitas?" y en la infravalorada, "El camino de los ingleses", de Antonio Banderas. A pesar de realizar tres extraordinarios trabajos en las tres películas, la Academia no se acordó de él y no lo nominó en ninguna categoría. Este reconocimiento le ha llegado por fin este año gracias a su papel en la película de Querejeta "Siete mesas de billar francés". Sus próximos proyectos son muchos: "Va de citas", "El patio de mi cárcel", "Los girasoles ciegos" y de nuevo se situará bajo la dirección de Daniel Sánchez Arévalo en su segundo largo, titulado "Gordos". La pena es que todavía no ha logrado liderar ningún film y somos muchos los que esperamos que le llegue un gran papel que le revele como el gran actor que es. De momento, deberemos conformarnos con estas gotas de talento que deja en cada una de las películas en las que interviene. Y ojalá esta noche se lleve el Goya.