martes, 30 de octubre de 2007

"The kite runner": ¿Demasiado "extranjera"?

"The kite runner" comenzó en la sombra y en apenas dos semanas se convirtió en una película fundamental en cualquier pronóstico. Ahora, sus posibilidades se han mermado algo, pero su estreno en EEUU (a mediados de diciembre) puede realzar las posibilidades de una película llamada al éxito.
De todos los tráilers que he visto, el de "The kite runner" es el que más me ha llamado la atención. Y lo ha hecho porque parece un film atrevido, audaz, trepidante, con una historia fuerte que contar. Filmaffinity.com la sintetiza así: "Amir regresa a su país natal, Afganistán, todavía bajo el dominio talibán, con la intención de rescatar al hijo de su mejor amigo de las garras del régimen, y además solventar todos los problemas que dejó atrás cuando abandonó el país."
La película está dirigida por Marc Foster, que tras experiencias tan dispares como "Monster´s ball" o "Descubriendo Nunca Jamás", parece encontrar un gran trabajo en el best-seller de Khaled Hosseini.
En awardsdaily.com, he encontrado un artículo muy interesante que señala las verdaderas posibilidades de este film en los Oscar.
En primer lugar, el autor señala que vio la polémica escena de la violación del menor que ha desencadenado grandes iras en el país y en la familia del joven actor. Según el crítico, la escena "está rodada con gran restricción y enseña sin ninguna imagen gráfica la violación"
El núcleo central de su artículo responde a la pregunta de si "The kite runner" no es demasiado "extranjera" para los Oscar, "ya que tiene diálogos en lengua afgana con subtítulos en inglés. No hay actores estrella en el reparto, ni un cameo siquiera de alguien reconocible. Los actores son todos afganos, iraníes... El inglés no es hablado casi en dos horas de película y no hay actores occidentales. Pero todos los actores dan excepcionales interpretaciones, incluido Homayon Ershadi, como el padre del joven Amir en 1978. Él puede que esté nominado a mejor actor secundario. Los otros actores principales - Khalid Abdalla como el adulto Amir, Atossa Leoni como Soraya (su mujer) y Shaun Toub: todos tan excelentes como desconocidos para el público.
"The kite runner" es pura ficción, basado en la imaginación del novelista. Él toma dos tiempos (1978, antes de que Afganistán fuera invadida por los rusos; y el año 2000, cuando Amir, debe enfrentarse a la infancia que dejó atrás.
Foster y su equipo hacen que parece el Afganistán de 1978 escalofriántemente real y verdadero. Nada parece forzado.
Lo que le pasa a "The kite runner" es lo mismo que lo que le pasó a "Memorias de una geisha" hace unos años. "The kite runner" es una película hablada en lengua diferentes del inglés, pero no es una película extranjera. Este año nosotros tenemos un par de pleículas como esas, como son "The diving bell and the butterfly" de Julian Schnabel y "The Namesake" de la india Maria Nair."
Lo que el autor pretende señalar es que una película hablada en lengua diferente al inglés tiene a priori serias dificultades para colarse entre las más votadas a mejor película, puesto que el público norteamericano no disfruta con los subtítulos y eso le puede hacer perder apoyo social, tan esencial en el mundo de los Oscar. Y a esto, le tenemos que añadir su ausencia de estrellas. ¿Qué dos películas últimas han ganado el Oscar? "Crash" e "Infiltrados", con repartos rellenos de grandes nombres.
"The kite runner" es una cosa y Hollywood es otra. Veremos si Marc Foster puede sortear estos dos obstáculos y lograr incluir su película entre las mejores del año.