miércoles, 31 de octubre de 2007

Julie Christie.. Near from Her

No sólo de la juventud vive el cine y, por suerte para nosotros, varios actores de décadas pasadas siguen en activo regalando su maestría y buen hacer; y esta característica, en ocasiones, sirve a la Academia de Hollywoood para premiar su labor y dar al certamen un toque de exquisitez entre sus nominados. Este año, la categoría a mejor actriz protagonista cuenta entre sus más firmes aspirantes con Julie Christie, uno de los grandes mitos cinematográficos de los años 60 y 70, que está luchando por su interpretación en Away From Her.
La diva británica, nació en Chukua, Assam (India) el 14 de Abril de 1941; hija de padres ingleses, que poseían una plantación de té; cuando era incipiente adolescente la familia volvió a Reino Unido, donde se matriculó en el Central School of Speech & Drama de Londres y en la Escuela de Arte Brighton Technical College; consiguiendo uno de sus primeros trabajos en la serie televisiva "A For Andromeda" que fue un gran éxito entre el público británico de principios de los 60.
Su primer film fue en 1962: Ladrones anónimos, de Ken Annakin, una comedia ligera que dio paso a su verdadero bautizo en el séptimo arte: Billy, el embustero (1963), de John Schlesinger que afianzó su carrera y la llevó a papeles más interesantes y muy cotizados como el Lara Antipova en Doctor Zhivago (1965), de David Lean o el Diana Scott de Darling (1965), también de Schlesinger y por la que consiguió el Oscar a Mejor Actriz.
La reacción post-Oscar y los años 70 fue la etapa más prolífica de toda su carrera: paricipando en producciónes europeas (Fahrenheit 451 (1967), de François Truffaut; Lejos del mundanal ruido (1967), 3ª colaboración con Schlesinger; Petulia (1968), de Richard Lester) y, a partir de 1970, en Hollywood [El mensajero (1971), de Joseph Losey; Los vividores (1971), de Robert Altman (2ª Nominación al Oscar); Shampoo (1975), de Hal Ashby;...]
Los años 80 sólo le reportaron un título significativo a su filmografía: Oriente y Occidente (1983), de James Ivory. Resurgiendo de su pasado de oro; los 90 descubrieron a una actriz aún sorprendente, ejemplos: Hamlet (1996), de Kenneth Branagh y, sobre todo, Afterglow (1997), de Alan Rudolph (Concha de Plata en San Sebastián y 3ª Nominación al Oscar). Ha continuado trabajando en el nuevo siglo, en grandes producciones, pero en papeles secundarios: Troya (2004), de Wolfgang Petersen; Harry Potter y el prisionero de Azkabán (2004), de Alfonso Cuarón; Descubriendo Nunca Jamás (2005), de Marc Forster;... Away From Her, de Sarah Polley, nos devuelve a la actriz en los papele protagonistas, y las críticas le son favorables; veremos si entre tanta veinteañera y estrella emergente ella se posiciona como la "nueva reina".