domingo, 28 de octubre de 2007

Directores a la desesperada

Es algo casual que este año estén en liza por el Oscar directores de prestigio que aún no han obtenido la estatuilla, y muchos de ellos, ni siquiera, una nominación. Hablamos de gente tan aclamada como Burton, los hermanos Coen, Ridley Scott, Todd Haynes... Grandes nombres internacionales que no han logrado llevarse la preciada estatuilla a sus casas. La competición de este año se prevé muy interesante para ellos, ya que uno puede acabar obteniendo el Oscar, pero este año también directores pseudo noveles como Joe Wright ("Atonement"), Sean Penn ("Into the wild") o Jason Reitman ("Juno") han logrado meter la cabecita en las quinielas y pueden amargarles la noche a los veteranos. Aunque para veterano, Sidney Lumet, que con Oscar honorífico incluido, a sus 83 años puede acabar obteniendo el Oscar que otras veces se le ha escapado. ¿Quién ganará: la savia nueva o la veterana?

SAVIA NUEVA:
JOE WRIGHT: Demasiado británico, dice mi amigo Juan. Pero de momento, él cabalga el caballo ganador, "Atonement". Sería injusto que entre tanto director estrella, él se acabara llevando el Oscar. Hay que dejarle tiempo. Con una nominación, va contento. Aunque la Academia puede pensar lo contrario y premiarlo ya. De momento, es el primero de la lista y el mejor posicionado para el Oscar. Aunque creo que imperará la cordura y no se lo acabarán dando... porque "Atonement" tampoco es nada del otro mundo según parece.
SEAN PENN: Tras una experiencia tan fallida como "The pledge" (2001), Sean Penn ha gustado y mucho. Todos alaban su dirección en "Into the wild" y es el director que mejor ha empezado esta carrera hacia el Oscar. Su enemistad con cierto sector de la Academia es su mayor enemigo, además de su largo reconocimiento ya como actor. La nominación puede conseguirla. El Oscar parece imposible.
JASON REITMAN: Dos de dos. "Thank you for smoking" y "Juno", sus dos únicas películas, han triunfado y triunfan en medio mundo. "Than you for smoking" no tuvo suerte en los Oscar, aunque parece que "Juno" pisa mucho más fuerte que su predecesora. Éxitos del film como el premio reciente en Roma pueden acabar dándole su primera nominación, aunque el Oscar parece algo más complicado. Además, lleva el sello independiente, en alza estos últimos años en los Oscar.
¿PAUL THOMAS ANDERSON?: A caballo entre la savia nueva y la veterana, Anderson se ha consolidado como una promesa ya asentada. "There will be blood"es algo así como su alternativa, y va a lograr una buena nota. La peli va directa hacia el éxito, y esto le ayudaría a conseguir su primera nominación. Ser novato es, de momento, lo único en contra que Anderson tiene para no estar, al menos, entre los cinco nominados.
SAVIA VIEJA
TIM BURTON: Director popular y de gran prestigio internacional, Tim Burton siempre ha recibido el revés de la Academia. Su única visita a los Oscar se produjo con el gran film de animación, "La novia cadáver", que acabó siendo derrotada. Burton cuenta para este año con ser el director del film más esperado ("Sweeney Todd"), aunque como casi nadie ha visto el film, de la calidad de éste dependerán sus opciones en esta categoría. Si la película funciona y gusta, parece indudable que la Academia tendría fácil acordarse de él y premiarle más por una trayectoria (corta) que por este film.

LOS HERMANOS COEN: Sólo cuentan con la nominación por "Fargo" (1997), aunque ese año se llevaron el Oscar al mejor guión por este film. Los Coen son unos ya clásicos de la industria, con una filmografía irregular pero con pequeñas grandes joyas contemporáneas como "El hombre que nunca estuvo allí" o la propia "Fargo". 1997 podía haber sido su año, pero Anthony Minghella ("El paciente inglés") les arruinó la noche. Parece que tras varias películas malas, han vuelto con una gran obra: "No country for old men". La Academia puede tender a recordar su larga trayectoria y condecorarles, antes de condenarlos al Oscar honorífico.
RIDLEY SCOTT: De todos los cineastas de la lista (a excepción de Lumet) es quien lleva más nominaciones fa
llidas. Y como parece que la Academia ha puesto en marcha su plan de solidaridad "ayudemos al director olvidado" nacida a partir del Oscar a Scorsese, Scott sería el primer recordado. Por esas tres nominaciones ("Thelma & Luise", "Black Hawk derribado" y "Gladiator"), porque es del gusto de los académicos y porque cuenta también con un gran público que lo apoya. Sería el perfecto candidato, si no fuera por un detalle: "American gansgter" no tiene la solidez de otros trabajos suyos y puede que acabe siendo olvidaba por la Academia. O triunfando, y entonces Scott ya puede soñar con su Oscar.
TODD HAYNES: Juan, mi compañero de blog, dice que en 2003, Todd Haynes tendría que haber ganado por su film "Lejos del cielo". No recibió ni siquiera nominación, pero es que ese año se colaron en la lista grandes nombres como Polanski, Scorsese (aunque "Gangs of New York" sea de lo peor que ha hecho Scorsese), Rob Marshall, Stephen Daldry (que había creado la hermosa "Las Horas") y hasta nuestro Almodóvar, que fue quien le quitó el Oscar a Haynes en la categoría de mejor guión original. Aunque "Lejos del cielo" haya sido su gran obra (y la más brillante de su corta pero dilatada en el tiempo filmografía), "I´m not there" puede ser la excusa perfecta de la Academia para premiarle. Su único (gran) problema es que el film, de momento, apenas cuenta como favorita en los Oscar y su recompensa puede quedar reducida al Oscar para Cate Blanchett en mejor actriz secundaria.
MARC FOSTER: Sin nominación aún tras trabajos como "Descubriendo Nunca Jamás", "Stranger than fiction" o "Monster´s ball", Marc Foster es de esos directores "jovenes" mimados por la Industria, aunque aún no haya recibido mención. Si "The kite runner" se hace grande (el tráiler es prometedor), su nominación estaría asegurada, aunque su condición de novato podría relegarle a una segunda posición en esta categoría en la lucha final por el Oscar.
JULIAN SCHANABEL: Con sólo dos películas más a sus espaldas, su aventura francesa "Le schaphandre et le papillon", le reportó el premio al mejor director en el último Festival de Cannes, óptimo aval para que Schnabel pueda acabar logrando su primera nominación al Oscar. Sus posibilidades de victoria se quedarían resignadas a la nada salvo que el film resulte un bombazo en los premios de los críticos.
DAVID CRONENBERG: Paradigma del director olvidado (ni una sola nominación en toda su carrera), Cronenberg se ha resignado a vivir a espaldas de la Academia. Mientras "Promesas del este" es aclamada en medio mundo, de momento sus posibilidades de hacer algo en los Oscar parecen mínimas, aunque los críticos (sus máximos defensores) pueden acabar relánzandola. Sólo en ese caso, Cronenberg podría soñar con pisar la alfombra roja.
SIDNEY LUMET: Mención especial para este director que hace dos años recibió el Oscar honorífico tras cuatro nominaciones fallidas. Aunque algunos se apresuraron para dárselo antes de mandar a la tumba a otro gran genio del cine sin Oscar, Lumet guardaba un as de la manga. Y ese as se llama: "Before the devil knows you´re dead". La película empezó de forma discreta, pero parece estar calando entre la crítica. Volverle a nominar para no darle el Oscar sería otro castigo injusto. Tal vez la Academia le brinde un nuevo reconocimiento, pero esta vez con un "oscar de verdad".
Esta noche, abriremos una encuesta para conocer la opinión sobre cuál de estos directores sin Oscar, merece inaugurar su vitrina.