lunes, 22 de octubre de 2007

Deborah Kerr: De aquí a la eternidad...


El pasado 16 de Octubre falleció Deborah Kerr, una de las grandes estrellas de la llamada edad de oro de Hollywood, a los 86 años. Deborah Jane Kerr-Trimmer cursó en su Escocia natal ballet y teatro, instalándose en Londres, donde con poco más de 20 años consiguió fama y reconocimiento entre las actrices inglesas del momento. Del Reino Unido salió allá por 1947 llamada por Jack Conway que la reclamaba desde Los Ángeles para su próxima película: Mercaderes de ilusiones, consolidando su posición de estrella en 1949 de la mano de George Cukor que le regaló el papel protagonista de Eduardo, hijo mío, por la que consiguió su 1ª nominación al Oscar y al Globo de Oro (aquel año, ganaría ambos Olivia de Havilland por La heredera). A partir de aquí y unido al comienzo de una nueva década, empieza el verdadero camino hacia la gloria de la Kerr, donde en los diferentes films que va enlazando, forja la imagen de mujer fría, inteligente, algo frígida y, sobre todo, elegante, con la que la recordaríamos cualquier cinéfilo sino fuera porque Fred Zinnemann le dio la posibilidad de mostrar su capacidad de cambios de registros y la transformó en un icono sexual... sólo hacían falta una playa y Burt Lancaster... RESULTADO: De aquí a la eternidad (1953) y 2ª nominación al Oscar (la ganadora... una semi-desconocida Audrey Hepburn por Vacaciones en Roma). Los años 50 fueron testigos de una actriz que lo mismo cantaba y bailaba [El rey y yo (1956) W. Lang, 3ª nominación], hacía remakes de grandes películas de amor [Tú y yo (1957) L. McCarey] daba vida a personajes literarios [Buenos días, tristeza (1958) O. Preminger] ...y personajes teatrales [Mesas separadas (1958) D. Mann, 5ª nominación; la 4ª fue por Sólo Dios lo sabe (1957) J. Huston].

Hasta 6 nominaciones tuvo Kerr para lograr el Oscar [la última, por Tres vidas errantes (1960) F. Zinnemann] lo que demuestra su talento y el gusto de sus compañeros por una actriz perfeccionista y perfecta, que trabajó con los actores/actrices, guionistas y directores más importantes, comerciales e importantes de Hollywood. Tuvo que ser en 1994 cuando la Academia le concediera el Oscar Honorífico por su trayectoria profesional.

Una carrera repleta de triunfos, dos matrimonios y dos hijas; multitud de seguidores, auténtico referente del cine clásico... este es el legado que nos deja Lady Kerr, para todos ACTRIZ con mayúsculas, para servidor, y bajo opinión estrictamente personal, una de las 5 mejores actrices de Hollywood.

Desde aquí mi pequeño homenaje.