martes, 22 de enero de 2008

Seguiremos subiendo la montaña


El domingo pasado hizo dos años en que fui a ver por vez primera "Brokeback Mountain". Era el día del estreno, y yo no sabía que aquel film iba a cambiar mi modo de verme a mí mismo. Durante dos horas, me sometí a las más profundas convulsiones y ambivalencias. Las imágenes golpeaban mi corazón y el desarrollo de la historia comenzaba a cambiar la mía propia. Quien salió de ese cine no era el mismo que quien había entrado. "Brokeback Mountain" tuvo la culpa: muchos no nos pudimos reprimir a subir esa montaña.
Después, llegaron los premios y el desaire de la Academia con la concesión del Oscar a "Crash". Cuando todo parecía que poco a poco comenzaba a ser diferente, cuando la rancia Academia parecía que se iba a llenar de color, un mazazo rompió todas nuestras esperanzas.
Pero aquel 5 de marzo de 2006, nosotros aún no sabíamos que "Brokeback Mountain" ya no era sólo una película, sino la concepción de vida y moral de muchas personas en todo el mundo. "Brokeback Mountain" sirvió para alzar la voz de aquellos que siguen reprimidos por su condición sexual, para mostrar esa realidad que tantas veces se quería (y se quiere) ocultar. "Brokeback Mountain"comenzó a ser una película de culto desde el corazón, desde los sentimientos. Obviando aspectos técnicos y de calidad, la película había logrado alcanzar las entrañas de millones de personas en todo el mundo, y todos sentían como propias las vivencias de aquellos dos pastores de ovejas en la perdida montaña.
Una escena lo dice todo: el momento intenso en el que Ennis del Mar y Jack Twist se despedían hasta una siguiente vez, sin saber ambos que no iba a ver ésa siguiente.
Hoy ha muerto Heath Ledger y todos hemos tenido esa sensación de pérdida semejante a la que en la película su personaje siente cuando conoce el desenlace de Jack Twist. Hoy hemos perdido a un gran actor, con quien disfrutamos en películas tan dispares como "Monster´s ball", "Casanova", "Destino de caballero" o "Brokeback". Hemos perdido todo un futuro prometedor y, ante todo, todos los que amamos el film de Ang Lee, sentimos que hemos perdido un trocito de nosotros mismos. Ese trocito que nació a ver el film, la pasión irrefenable de sus dos protagonistas y la lucha silenciada que ambos acometieron. Ennis del Mar habíamos sido muchos durante gran parte de nuestras vidas: unas personas miedosas, con grandes prejuicios, que no quieren enfrentarse a su realidad. La caracterización de Ledger era tan increíble que esa sensación llegaba al espectador de una forma muy nítida.
Por eso, hoy lloramos su trágica muerte. Pero lo que al menos yo tengo claro, es que todas las emociones que su personaje me despertaron no mueren con él. Más aún: toman la relevancia que deben. Y es que seremos muchos los que seguiremos subiendo a esa montaña en la que, todos, nos hemos sentido alguna vez totalmente liberados.

Descanse en paz, Heath Ledger.

9 comentarios:

carles dijo...

Bonito comentario, Javier. Acabo de verlo por casualidad (iba a cerrar el blog)... pero en ese momento has colgado el comment.

Yo igual vi "Brokeback Mountain" desde arriba de la montaña, pero no por eso dejó de emocionarme. Todos sabemos lo díficil que es el camino.

"Brokeback Mountain" -a parte de ser una de esas maravillas que nos sirve habitualmente Ang Lee, como "Deseo, peligro"- se convertirá con la muerte de Ledger en un filme de culto. Ya era un referente para muchos, pero la muerte de un actor joven pesa mucho. La tristeza y el trágico final de "Brokeback..." han traspasado la pantalla.

Una pena... aunque alguien decía el otro día que las personas mueren, pero los actores no. Dentro de poco volverá a estar Ledger en las pantallas de medio mundo. Un papel póstumo, y me temo que tenebroso... y digno de recordar.

francisco dijo...

No se si seria un papel de oscar, pero a mi me hizo sentir como muy pocos lograron. Me transmitia su dolor por cada poro de su piel, por cada silencio, por cada gesto,... Nunca recuerdo llorar tanto en un cine, ni sentirme tan mal. De tener una rabia incontenible por dentro. De ver un amor verdadero y sentir ese tragico final.
Quizas fuera ese momento de mi vida. Quizas sea una obra maestra. Quizas no tenga ni idea de cine. PERO, LO QUE SI SE, ES QUE TE SENTI TAN CERCA QUE HASTA OLI AQUELLA CAMISA

"Eh, baquero, que te duermes de pie, como los caballos"

Kitos dijo...

Muy de acuerdo con tu comentario.
Yo vi la película con mi madre y cambió nuestra forma de ver las cosas en muchas cosas.
Y la segunda vez que la ví, me transmitió muchísimas sensaciones.
Por distintos motivos siempre esa película será especial
Que pena que cuando la vea de nuevo no pueda dejar de pensar que Ennis del Mar, ese que en algún momento muchos hemos sido.

Kitos dijo...

...ya no está

nelly_mercury dijo...

Hoy me he metido en tu blog porque sabía que en ningún otro sitio me daría esta noticia de la forma que lo ibas a hacer tú. Mi más sincero pésame, Javi. Sé que aunque nunca has conocido en persona a este hombre, tus pensamientos han estado muchas veces al lado de Ennis del mar. He asistido a cientos de elucubraciones sobre este personaje que tanto te ha marcado, y del que te has sentido más cerca que algunas personas que has conocido personalmente. Por eso, imagino tu tristeza. Si me necesitas buscame...en la habitación de al lado.
Un besazo

Fede dijo...

Se ha ido un gran actor como lo fue Ledger. Gran personaje en Brokback. Todos lo recordaremos....

Anónimo dijo...

Acabo de perder a mi abuelo y ayer me fui a la cama con esta noticia. Estan siendo unos dias muy dificiles. Saber que un chico joven tan apuesto se ha muerto, que tenía una hija de tres años, que fue el chico que nos emocionó siendo Ennis del Mar es algo muy duro, pero leerlo de la manera en la que tú Javier, lo has escrito, no ha hecho sino emocionarme sinceramente. Una vez yo fui ese Jack Twist y tuve un Ennis del mar al lado, pensar que ya no podré tenerlo es algo dificil de aceptar. Aun espero poder subir a la montaña. Hagamos de este chico la figura que merece tener en la historia.
En mi blog voy a dedicarle un post, pasaros y dejais coment. Muchas gracias Javier por escribir como escribes, y por hacerme ver que aun queda gente con las mismas ideas y sentimientos que yo. Asias
www.frikicine.blogstpot.es

Anónimo dijo...

Debio haber ganado el Oscar por su portentoso Ennis Del Mar... Pero tambien estaran sus otros papeles, desde la serie australiana Sweat, pasando por blockbusters y filmes independientes... Extraordinario actor, quien desde que vi en 10 cosas que odio de ti, crei en su talento... Lo extrañaremos y recordaremos...

Anónimo dijo...

Cuando llegó a España "Brokeback mountain" ya venía cargada de polémica y espectación. Yo fui a verla condicionado por las buenas críticas que estaba teniendo. A priori no era una historia atrayente para mí. No soy homosexual y no esperaba identificarme para nada con los personajes. Pero después de ver la película comprendí de que trataba la historia: no era simplemente una historia provocativa de dos cowboys gays, no intentaba escandalizar, más bien todo lo contrario. Hablaba del amor, de la incomprensión, de sentirse aislado y no ver ninguna salida. De cómo la rutina puede ser un disfraz para que los demás se sientas cómodos contigo, pero que es una dura carga, a veces difícil de llevar. Hablaba de sentimientos y de sufrir, de intentar ver la luz al final de un largo camino. De esperar que algo nos cambie la vida. De soñar con lo que queremos sobre todas las cosas. De un imposible.
El personaje de Ennis simbolizaba todo esto. Estaba construido e interpretado de forma magistral. Todos alguna vez hemos deseado mostrar abiertamente lo que queremos o lo que somos realmente. Esa fustración expresada con el silencio, con la desesperación o con la violencia, hacía de Ennis un personaje difícil de olvidar. Sólo se derrumba en lágrimas cuando sabe que ya es demasiado tarde,que ya no hay nada que hacer.
Así se sintió el personaje, y supo aguantar hasta el final de su vida. Así, quizás, también se sentiría el actor. Le tocó vivir un guión que iba construyendo diariamente y al que puso fin precipitadamente. No tuvo la fuerza de Ennis, no fue capaz de aguantar.
Debemos recordar a Heath como el gran actor que era, como Ennis, de rodillas golpeando la pared y llorando por la única cosa que ama en el mundo y que sabe que nunca podrá conseguir, abrazado a una camisa o derrumbándose ante la persona más importante en el mundo para él.
El recuerdo de Ledger perdurará para siempre como ese vaquero que supo resistir y sacar fuerzas de dónde no las tenía...
"...el puto Jack Twist..."