sábado, 1 de diciembre de 2007

Tibia recepción para "Sweeney Todd"

Definitivamente, "Sweeney Todd" es una película polémica. Ayer publicábamos la estupenda crítica de Tom O´Neill sobre el film, pero lo que hemos podido comprobar a lo largo del día de ayer, es que "Sweeney Todd" puede gustar a los fieles de Burton y de los musicales, y dejar algo más descontentos al resto de espectadores. Aquí os dejamos una crítica del autor de la web de incontention.com, donde se demuestra este hecho:

"Me encanta Tim Burton. Él ha construido una carrera de 22 años de pura seducción visual. Se le ha vinculado, generalmente por medio de la crítica, como un virtuoso del estilo por encima de la sustancia, pero siempre he encontrado mucho que admirar en su imagen expresionista. "Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street" presentaba una cierta oportunidad. En la superficie, muchos consideraron que el matrimonio de Burton - Stephen Sondheim era una pareja directa para triunfar. Sin embargo, el cambio de trabajo de Burton para dar verticalidad y profundidades temáticas a su trabajo no había sido más evidente desde su obra maestra, "Eduardo Manostijeras", hace 17 años.
Pero antes de hablar de lo que no funcionó para mí, permítame primero que señale lo más positivo del film.
1) Los elementos de diseño son, quizás, algunos de los más destacados de la cartera de Burton. Desde "Sleepy Hollow", no se podía sentir en una película un verdadero orgasmo de esplendor visual sin importar la calidad de la película. El diseño de producción de Dante Ferretti logra capturar el ambiente del Londres en el cual trancurre la historia, el vestuario de Colleen Atwood es exquisito y variado. La fotografía de Dariusz Wolski hace que cada escena parece una pintura con gran energía vital. El maquillaje de efectos da un gran trabajo en la sangre que funciona mejor de lo que yo podría haber esperado, y el contraste de color rojo en contra del monocromo morboso es pura delicia.
2) Johnny Depp está moderadamente maravilloso. Depp habita esta película como un monstruo clásico monstruo del cine, y "Sweeney" le convierte en una de nuestras mejores estrellas. Es más, mientras que Depp canta lo suficientemente bien como para ser aceptable, también se las arregla para actuar mientras canta mejor que la mayoría de los artistas que hemos visto. Eso no es pequeña hazaña. Sin embargo, no creo que esta interpretación esté muy lejos de otras grandes actuaciones del actor.
3) Burton maneja muchos de los números musicales con absoluta brillantez artística. (...) Eso sí, muchos de los números no funcionan bien en "Sweeney" (a mi gusto), (...) aunque no impide que Dante Ferreti debiera ganar su segundo Oscar, y tal vez Collen Atwood.
4) Sacha Baron Cohen ("Borat") roba el show. En sólo dos escenas que dicen mucho a su carisma, Sacha Baron Cohen logra llevarse todo el protagonismo.
Pero como ya he señalado, hay elementos que no me gustaron en esta película. Otros musicales como "Moulin Rouge" "Chicago" o "Dreamgirls", han demostrado que el género puede ser una raza con valores cinematográficos puros. Pero mis problemas con "Sweeney Todd" no lo son tanto en esas características propias del género (aunque Helena Bonham Carter sea una terrible cantante). Probablemente, los aficionados de la obra de Sondheim disfrutarán de este film. Pero por más que odie criticar a una película por lo que no es, en lugar de por lo que es, no puedo dejar de preguntarme por qué no supieron adaptar la obra a la pantalla como algo más que una traslación del teatro al cine, sin darle mayor apoyo dramático. En reacción a la película, Jeffrey Wells dijo que la historia contiene "una trágica metáfora sobre la manera en que estamos todos atrapados con alguna cuestión de nuestro pasado, que necesitan de un cierto nivel de pago para redimir nuestras heridas". Él golpeó en el clavo en lo que respecta a lo que la película podría haber sido. Cuando la tragedia afecta al hombre, el efecto de dolor no debe volcarse sobre mí, sino haber sido más Shakesperiano. Funciona en el teatro, ya que el escenario amplifica los sentimientos y sensaciones, pero la película es una forma de arte más íntimo y, en última instancia, estas grandes ideas temáticas no tienen espacio para crecer.
Ciertamente no me gusta. (...) Creo más que nunca que Burton es uno de los más grandes directores que hay. Puede que "Sweeney Todd" sea la película más "burtoniana" de todas las que ha hecho. Pero yo creo que, sin embargo, que está en el peldaño más bajo de su carrera. Podrá ser un gran trabajo para usted, pero para mí no lo es. (** 1/2)"