sábado, 29 de septiembre de 2007

Bayona lleva el miedo a Nueva York

"El orfanato" ya está dando de qué hablar en EEUU. A dos meses exactos de su estreno allí (28 de diciembre) la película de Juan Antonio Bayona ha empezado su andadura por tierras americanas. Ayer fue presentada en el festival de Nueva York, donde participaron el director, su guionista, Sergio G. Sánchez, y su actriz protagonista, Belén Rueda.
La película intenta allanar su andadura hacia el Oscar, ya que debemos recordar que fue seleccionada por la Academia de nuestro país para representar a España en los próximos Oscar. Precisamente, los tres mostraron en la rueda de prensa su satisfacción por la designación, así como su sorpresa por esa decisión.
"Esta película nació con mucha fortuna", admitió orgulloso Sergio Sánchez, el guionista, como si se refiriera a la suerte del principiante. Y es verdad que para todos es el inicio de una prometedora carrera, ya que para Bayona "El orfanato" es su película nóvel, pero también lo es para Sergio G. Sánchez (guionista) y ya puestos, también para el director de fotografía y el de música.
Y también es el primer papel protagonista para Belén Rueda, que muchos críticos norteamericanos aún pueden recordar en la cinta de Amenábar "Mar adentro", que ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa.
También hubo recordatorio para el productor del film, Guillermo del Toro: "En ningún momento insistió en ideas más de una vez -explicó Bayona-. Se dedicó a que pudiéramos hacer el filme que teníamos en la cabeza con la única condición de que en el futuro yo le produzca uno a otro director debutante para que haya continuidad". Bayona eludió también cualquier similitud con anteriores trabajos del mexicano, como "El laberinto del fauno" o "El espinazo del diablo", film que transcurre por completo en un orfanato, al igual que en la cinta de Bayona. "Fue una sorpresa. Vimos El laberinto mientras rodábamos El orfanato... Y fue agradable ver que... de alguna manera las dos películas hablan de cómo necesitamos la fantasía para entender la realidad", dijo.
Tras el pase en Nueva York, a Bayona y a su equipo les queda muchos días de presentación y, ojalá, de ceremonias. Y es que la carrera al Oscar es muy duro, llega a saturar... aunque la recompensa sea tocar el cielo en la noche más estrellada.